miércoles, 21 de abril de 2010

“Locos que corren” - Abayubá Rodríguez

Esta vez decidimos entrevistar a un uruguayo, radicado en argentina que es un verdadero ejemplo de vida: Abayuba Rodríguez , un triatleta insulino dependiente que tiene una riquísima historia personal y deportiva.
Muchas veces caminamos por la vida sin registrar las cosas que pasan a nuestro alrededor hasta que nos toca de cerca, la diabetes es una afección cronica e incurable que hace que quienes la tengan deban tener muchos cuidados y limitaciones, Abayuba significa en charrua Guarani, hombre de guerra , yo lo definiría como un "guerrero de la vida".


FICHA PERSONAL.

Nombre: Abayubá Rodríguez
Fecha y lugar de nacimiento: Montevideo, Urugauy
Apodo: Aba
Signo: escorpio
Estado civil: casado
Estudios cursados: Profesor de Educación Física especializado en Triatlón Alto Rendimiento.
Altura: 1,92 m.
Peso: 90 Kg.
Debut: Natación Club Neptuno diciembre 1977
Atletismo 5 km de Chacabuco Agosto 1984
Triatlón interinstituto Buenos Aires - abril 1986
Equipo: Aba Team Escuela Argentina de Triatlón
Club o lugar donde entrena: Sport Club Buenos Aires y Escuela Argentina de Triatlón
Tipo de entrenamiento: Aeróbico en general, con trabajos variables de intensidad y Fartlek
Hobbies: enseñar, compartir.
Ropa: Deportiva en general, específicamente short y remera
Un lugar para vacacionar: Cualquiera siempre estamos en búsqueda de lugares nuevos, en donde se realicen competencias. En los últimos años especialmente maratones
Una actriz: Liv Ullman
Un actor: Marlon Brando
Una Película: Los dioses deben estar locos.
Un Director: Stanley Kubrick
Musica: Desde Beethoven hasta acá todo la que tenga personalidad, con estilo, filosofía e identificación popular
Su ídolo: no tengo
Un personaje histórico: Alejandro Magno y el filósofo Diógenes
Un escritor: Eduardo Galeano
Un libro: La galaxia Gutenberg
Otros deportes: Montañismo, Trekking, Mountain Bike, Ski, Remo
Que calzado usas: Como marca en general Reebok y Adidas como segunda marca, y Acsis como preferencia (cuando las consigo afuera)
Que bici usas: ruta Giant TCR c2 y en Mountain Cannondale Birkenstock cad 2
Hincha de: Peñarol
Mascotas: prestadas (2 gatos) pero sólo convivo con ellos...o ellos conmigo!!
Un programa de tv: no miro televisión
Su comida preferida: Arroz a la Cubana (símil suprema Mariland, sin la milanesa)
Bebida preferida: Pepsi Max
Medio de información: o de difusión?? la verdad que solo hay medios de opinión, pues la info ahora viene editada!!
Sponsors: Mi trabajo que en realidad es la comercialización de mi hobby
Un Amigo: varios aunque los tengo identificados en tres grupos: los que me idolatran, los que me critican y los que me odian
Trayectoria:
*Ganador de 5 triatlones provinciales en Chascomús, Baradero, La Plata, Miramar, San Bernardo (años 1986/89).
*Ganador de 27 Triatlones Nacionales de Uruguay (entre 1987 /1993)
*7mo. Lugar en campeonato Sudamericano 1991 Larga Distancia (actual Half Ironman)
*Participación en más de 300 triatlones incluidos 14 Ironman
*Campeón Nacional de Triatlón Uruguay 1889/1990
*Sub Campeón Nacional 1991/1993




Rai: ¿Cómo fue tu niñez, que recuerdos tenés de ella?
Abayubá:
Mi niñez fue bastante movida e intensa. Si bien nací en Montevideo, desde los 6 meses me crié en Juan Lacaze, Colonia. Mis padres, dos personas relacionadas con la actividad social y en especial con la salud, fueron parte de un emprendimiento innovador en el pueblo que era la Mutualista Obrera. La misma atendía a los obreros de las dos grandes fábricas que prácticamente eran el alma del Pueblo FaNaPel (Fabrica Nacional de Papel) y la textil Campomar.
Debido a esto y esos años de reivindicaciones y luchas sociales, el pueblo era un hervidero de actividad en todo sentido.
Por un lado el país y los tiempos finales de los 60 y principios de los 70, por otro la particularidades de un pueblo conformado por gente llegada de todas partes del mundo que encontraron en lo laboral contención en el lugar, pero fundamentalmente por la actividad social de mis padres. Era para mí una constante intercalar mis juegos en ambientes de asambleas, reuniones y marchas por reivindicaciones Si bien están los recuerdos de niño con amigos y la playa, la plaza de deportes o los vecinos, más recuerdo el paseo en las rodillas del General Seregni cuando fue en campaña para las elecciones del 71 o las interminables asambleas fabriles que me permitían que como infante disfrutara de pasear por los telares y saltar en las montañas de lana de la fábrica.
Había un ritmo que imponía la chimenea sonaba en los tres turnos en dos tiempos avisando los 15 minutos anteriores al cambio de turno lo que devenía en un lento peregrinar de los obreros hacia el portón de entrada y la posterior salida del turno anterior.
Podríamos decir que esta es la infancia clásica y tranquila hasta mis 4 años, hasta junio del 72 donde meten preso a mi padre como a tantos otros compañeros de la Mutualista. Ante la desbandada y víctima de la persecución permanente y sistemática mi madre encuentra en un post grado en los Estados Unidos la posibilidad de mantener a distancia de esta situación. Con mi hermana 3 años y medio mayor que yo fuimos a la casa de unos parientes en Rivera durante todo 1973, en lo que podría describir como otra situación diferente de pueblo/ciudad y hasta de cierto modo cultural. Se había desvanecido totalmente ese idilio de familia "clásica" por otro tan incierto como inesperado.
A fines del 73 vivíamos con mi madre repartidos entre Colonia y Montevideo, los recuerdos son de viajes, traslados y de dormir en distintos lugares, de visitas al penal de Libertad y el continuo acoso por trámites, vueltas, reclamos y presentaciones en la comisaría y hasta allanamientos de donde fuéramos o estuviéramos. No puedo recordar más allá de eso ninguna actividad lúdica, recreativa o meramente social que no fuera la sobrevivencia y el intento de encarar una condición de orden normal como escuela, amigos o demás.
La partida a Buenos Aires hasta 1977 no fue muy distinta. En una ciudad enorme, si bien estábamos con mi madre, se cortaron todos los vínculos familiares, era la escuela y a casa, ninguna relación social, mi madre y su trabajo en la sanidad era el único sustento por lo que a su trabajo se le agregaban guardias, lo que hacía que mi hermana estuviera a cargo de ambos (yo con 5 y ella con 8 años). Crecer rápido, aguantar mucho.
Puedo recordar sí muy bien cuando volvimos a Montevideo, mi padre había salido en "libertad" vinimos para verlo para las fiestas de 1977/78 y nos quedamos ya que él no podía salir del país.

Recuerdos ??!! Aunque extenso solo quería ponerte un poco en situación como para el resto del cuestionario.


Rai: ¿Cuándo comienza el gusto por el deporte y como fueron los primeros pasos?
Abayubá:
Se podría decir que mis comienzos deportivos fueron en el Club CySSA de Juan Lacaze, con el Prof, Cacho Lobiseto que me enseñó a nadar en el puerto con apenas 3 años, más la intención de participación (debido a mi edad) de cuanto deporte tuviera acercamiento. De ahí salto a ese retorno a Montevideo en el Club Neptuno, estaba todo el día y hacía una actividad tras otra, tomaba triple clase de gimnasia y doble de natación, pude Federarme en Handball, Basquetball, incluso Esgrima, aunque fue la natación la que finalmente me cautivó.

Rai: ¿Cuándo te diagnostican diabetes?
Abayubá:
Fue a los 18 años en el examen de ingreso para el Instituto de Educación Física. Fue un baldazo, pues no sólo que apagaba la ilusión que siempre había tenido sobre lo deportivo (por recomendación medica) sino que la Ley impedía mi ingreso, algo que desestimé eludiendo controles que evidenciaran la condición, como el comentario a cualquier persona que pudiera descubrir esa condición en especial.

Rai: ¿Qué es la diabetes?
Abayubá:
La diabetes es una afección crónica e incurable que hace que le páncreas disminuya o paralice la producción de Insulina. Ésta es fundamental en la absorción de la glucosa por medio del musculo esquelético como del las neuronas. Existen dos tipos de diabetes: diabetes mellitus tipo 2 en la cual la disminución de la producción insulínica es progresiva, ocurriendo esto por lo general después de los 40 años.
En la diabetes tipo 1 o insulinodependiente el páncreas (órgano responsable de la producción) no produce más esta vital hormona, por tanto debe ser suministrada externamente.

Rai: ¿Cómo fueron los primeros triatlones, cómo los viviste?
Abayubá:
Mi vinculación con el deporte fue sistemáticamente desde la natación, aunque la misma no terminó de completar las expectativas. El atletismo fue un descubrimiento desde que fui una vez a un torneo acompañando a mi hermana (que competía) en la Pista del Parque Batlle vi una carrera de 5.000 mts, y quedé emocionado por aquello. Volví a mi barrio e implanté el atletismo. Desde ese momento las carreras no eran hasta la esquina o de árbol a árbol sino que se hacían por 2,3 hasta 5 vueltas manzana, por el ciclismo en Uruguay ¿Quién no siguió la vuelta? Por eso cuando vi en la televisión en el año 1983 el Arroman de Hawaii automáticamente dije: ¡¡Yo quiero hacer eso!!
Esto llevó algunos años por la falta de un entorno que acompañara y recién me dejó en la línea de largada 3 años después ya que increíblemente a lo que hoy se piensa había una controversia grande de las cualidades y riesgos del deporte, pues se decía que era inhumano, la gente moriría en tales eventos. Sumado a la diabetes esto fue más que cuesta arriba, pero todo escollo es una invitación a la superación, así que lo que en principio era interrogantes fue transformándose lentamente en un estilo de vida.

Rai: ¿Qué significa para alguien que practica deporte ser insulino-dependiente?
Abayubá:
Depende mucho de la persona, pues si se ve a la diabetes como una enfermedad, no sólo el deporte sino la vida en general es algo pesado de sobrellevar. Para mí es un condicionante que involucra el control y la aplicación de insulina, ambos procedimientos son en cierta forma una complicación pero ¿Quién no está complicado?
Saber, aprender y atender son los pasos; el resto es hacer manualmente lo que no funciona en automático.
Un atleta entrena, se alimenta, descansa. A esto se le debe sumar un condicionante más pero nada que no sea atendible.

Rai: ¿Qué cuidados necesita tener un deportista que tiene diabetes?
Abayubá:
Controlar el equilibrio de la ingesta (en calidad), los horarios en la regularidad de cada actividad, las horas de sueño, el planteo de objetivos y las prioridades de los mismos. Ah, me olvidaba: también en las personas con diabetes la insulina.

Rai: ¿Cómo es tu vida en Argentina, a qué te dedicas?
Abayubá:
Bastante movida, pues si bien vivo en Bs. As. por la actividad laboral, viajo entre 30 y 40 veces por año y muchas al exterior, lo que hace que esté menos de 8 meses en Argentina y el resto fuera, incluso sumado un par de meses en Uruguay, con mi esposa (desde hace 18 años) también profe y triatleta, con quien comparto no sólo la vida y la actividad física, sino lo laboral y desde hace un año y 4 meses la crianza de Didier nuestro hijo. Entre los tres viajamos, entrenamos y compartimos juntos esta elección de vida.

Rai: Sos el director de la Escuela Argentina de Triatlón ¿En qué consiste la misma y cómo son los métodos de trabajo?
Abayubá:
La Escuela de Triatlón es un concepto de entrenamiento que desde hace casi 15 años formó, entrenó y ha consolidado no sólo a atletas, sino también a muchos de los entrenadores que trabajan en el medio.
La idea es la de un equipo multidisciplinario formado por los especialistas de cada disciplina, más los profesionales de la salud de referencia: Nutricionista, Traumatólogo y Kinesiólogo.
Soy de la idea de coaching, de la programación, pero del acompañamiento a la gente para lograr su rendimiento máximo, que es diferente del Alto Rendimiento, pues la Escuela y sus filiales y modalidades entrena a más de 150 atletas, pero sólo un puñado de ellos son "elite", entonces para una persona que puede entrenar 3 veces por semana, quiera correr un triatlón o completar un maratón ése será su máximo rendimiento. Es gratificante acompañar y guiar en esos procesos a las personas.

Rai: ¿Quiénes te apoyan en la Escuela de Triatlón?
Abayubá:
Es un equipo conformado por 11 entrenadores en la modalidad presencial y semi-presencial y 3 profesionales de la salud que completan el equipo. Además de otras 3 personas más, contratadas para hacer la logística y seguimiento online del entrenamiento a distancia.

Rai: ¿A qué tipo de deportistas entrenas?
Abayubá:
Los que quieren llegar, los que quieren ganar y a los que no saben aún que son capaces de lograr lo que se proponen. Es más, la mayoría cuando empezó no era más que un simple sedentario, salvo los chicos y adolescentes. Entrenamos en la guía y formación a cualquiera que tenga voluntad de hacer algo por sí mismo y comprometerse mínimamente con una sistematización deportiva.

Rai: Sos un deportista con una trayectoria muy importante, mas de 200 triatlones, 13 Ironman. Si tuvieses nacionalidad europea ¿Sos consciente de que serías una persona reconocida? ¿Has sido reconocido en Uruguay tu país?
Abayubá:
En realidad son casi 300 y recién complete el IM 14, pero el número no cuenta, lo que cuenta es haberlo hecho disfrutando. Hace muchos años un profesional de la salud auguró una tragedia si continuaba en el deporte. Afortunadamente esto no ocurrió, pues tragedia hubiera sido abandonar la vocación que había elegido, no dedicarme al deporte y haber consolidad una de las Instituciones referentes mas importantes de Triatlón de la Región, por donde pasaron y se formaron más de 4600 deportistas y casi una treintena de profesores.
¿Si soy reconocido en Uruguay? ¡No lo creo! pues no estoy en un deporte masivo. Los medios sólo sobreexpondrían mi imagen si ocurriera una catástrofe, así que prefiero el anonimato saludable.
Aunque si un anhelo es que el mensaje de diabetes/control =salud sea mucho más importante que un currículum de muchos triatlones, pergaminos de cursos o pseudo-logros meramente personales.
Tantas veces recibí la información de alguien que me comentó que escuchó que un fulano había hecho tal cosa o tal otra con diabetes desconociendo mi interlocutor que hablaba de mí sin saberlo, que me llenó de alegría el saber que el mensaje está flotando en el aire. Soy Profe de Educación Física, o sea un agente de salud, no importa lo particular, eso lo vivo con mi familia en mi entorno íntimo, la idea es ayudar al que se pueda y acompañar al que precise. Uno siempre es público en otro lado y este redondo mundo hace que en algún momento le vas a pegar la vuelta.

Rai: Vivimos en un país donde los deportistas que practican deportes como en este caso el triatlón no son reconocidos fuera del ambiente del mismo. Si estuviéramos en Argentina, Brasil u otros países serían deportistas consagrados. ¿Cuál es tu opinión sobre el tema?
Abayubá:
No creo que la región haga la diferencia: los mas consagrados del Triatlón regional e incluso mundial, Galindez, Fontana y Sturla, son amigos míos, por eso se que más allá de la publicidad y la exposición dentro del medio no tienen solucionado su futuro y dependen muchas veces de la ayuda de conocidos más que de grandes marcas. El medio europeo es más grande pero también mas competitivo, vemos a los que llegan pero no a los que se quedaron, si no tomemos como ejemplo al fútbol en que se "salvan' un puñado, cuando miles y miles quedan en el “podría haber sido”. Cuántos viven en ese entorno sin haber nunca corrido ni una pelota, siempre el hacedor de los hechos es el menos recompensado.


Rai: ¿Qué es Diabesport?
Abayubá:
Es un equipo de Deportistas con Diabetes. Si bien hay varias disciplinas, la maratón, ultra maratón, ciclismo, y triatlón son las más notorias. Los integrantes son de Argentina Brasil, Chile, Colombia, México, España y Estados Unidos.

Rai: ¿En qué competencias han participado y cómo fue la experiencia ?
Abayubá:
Podríamos decir que por la actividad de cada uno las competencias son muchísimas, pero referidas a las de Diabesport como equipo solamente destacaría los Ascensos a varia cumbres en los Andes (un 6000 el último enero), con miras al próximo año lograr la cumbre del Aconcagua, pero entre las destacadas el Tetratlón de Chapelco, La vuelta a la Isla de Florianópolis (150 km non stop) donde con sólo 7 integrantes (contra 12 del resto) logramos la 14va. posición entre más de 350 equipos. Otra importante fue el cruce de los Andes de San Juan, Argentina, y la Serena, Chile, completando los 506 km. en 52 hs, con un equipo conformado íntegramente por atletas con diabetes. Esto fue un hito histórico y el estudio médico-científico que realizamos junto a los médicos de la Universidad de Cuyo fue premiado y reconocido en Alemania, Francia y Estados Unidos.

Rai: Sos director de una escuela de Tria en México. ¿Cómo surge la iniciativa de ese proyecto?
Abayubá:
Se comunicaron desde México para saber de la Escuela. A los dos días llegó alguien de México, se quedó 2 meses conociendo el sistema de la Escuela y luego firmamos un convenio de participación. Si bien hay distancia (el viaje es algo largo) hoy con la tecnología y los nuevos sistemas que aplicamos podemos coordinarnos, se podría decir que casi directo.

Rai: ¿Que es el proyecto “Educar” y cuál es tu participación en el mismo?
Abayubá:
Es la formación e instrucción permanentes en temas relacionados con la diabetes: charlas, presentaciones y coloquios, donde se trasmiten experiencias y trata por medio de la motivación la concientización de las personas con diabetes.
En un principio éramos varios pero lentamente fui quedando al frente de esto. Siempre aparecen espacios para encuentros y exposiciones que movilizan a las personas.


Rai: ¿Cuál de las disciplinas que practicas disfrutas más y por qué?
Abayubá:
Disfruto principalmente el triatlón, en lo particular por la variedad del deporte, hay épocas en donde me inclino más por uno que por otro, en verano es más la bici en pleno invierno la climatización de la piscina, y correr con los objetivos, pues si tengo un maratón en un futuro próximo intensifico eso y a su vez lo disfruto.

Rai: ¿Qué hay atrás de cada meta que cruzas?
Abayubá:
Satisfacción en lo emocional, tranquilidad en lo físico y mucho para asimilar y aprender en lo mental, pues siempre habrá otra meta para alcanzar.

Rai: ¿Cómo era tu vida antes de comenzar a practicar estas disciplinas?
Abayubá:
Desde que tengo memoria nado, corro y pedaleo, nunca dejé de hacerlo y quizá la interrogante sería como sería mi vida sin ello.

Rai: ¿Cuál fue la carrera que más te marco y por qué?
Abayubá:
Todas y cada una, hasta la más "simple" tiene su desafío, siempre que se haga con la seriedad y responsabilidad necesarias. Hay Iroman en que fui derecho como un violín y carreras de 5 km que se complicaron. En cada una los demás participantes dan lo mejor, la manera de brindar respeto; eso es justamente, el respeto a la prueba (la que sea).

Rai: ¿Qué tipo de entrenamiento realizas?
Abayubá:
Hoy por hoy general y bastante acotado, trotes aeróbicos de 40 minutos un par de veces por semana y dos o tres salidas en bici de ruta, el agua últimamente viene faltado (como en el mundo) mi medio de trasporte es la bicicleta, sea la ciudad o el país que sea, en Bs.As. yendo y viniendo tengo hasta 200 km. por semana.

Rai: ¿Qué diferencias hay entre el Abayubá de los comienzos y el de la actualidad? Abayubá: Mas madurez, algo más de retrospección.... escuchar más al otro, aunque ya pasados los 40 no me convertí en nada de eso contra lo que peleaba antes de los 20.
En lo netamente deportivo quizá la técnica , la cabeza de un viejo lobo, aunque para eso primero hay que ser lobo!!

Rai: ¿Qué significa para un deportista correr 42k, nadar 1.8 km y pedalear 180 km en una sola competencia? ¿Cómo se vive por dentro?
Abayubá:
Programación, visualización y paso a paso!! Desde el primero hasta el ultimo corredor el físico se acaba, es ahí donde lo mental hace la diferencia, Lo fundamental es visualizar y enfocar la situación e ir tras y con ella. El que salga programando un ritmo o un determinado tiempo solamente pensando que es la suma de tres disciplinas, no de uno de los días deportivamente más largos de tu vida, está a la deriva y eso te puede complicar bastante las alternativas de la carrera, sobre todo en la parte final o del Maratón.
Alguna vez con amigos (también Ironman) concluimos que recién después del 10mo empezás a saber de qué se trata, aunque mi Maratón número 36 del año pasado me enseñó tanto como la primera, imaginen un Ironman!!

Rai: ¿Cómo te preparas para un desafío tan grande?
Abayubá:
Antes decía que era 30% físico y 70% mental. Después de Piriapolis por distintos motivos familiares empecé con la preparación el 16 de enero, después de 4 años que no participaba en un triatlón. En natación por ejemplo solo pude nadar 3 días, nunca pase los 90 k de bici ni los 12 km a pie; así y todo logre un tiempo respetable de 12 hs, mis alumnos que sabían de mi escasa preparación física no logran comprender cómo es posible...a lo que siempre les digo: “¡Tú lo crees, tú lo creas!”

Rai: ¿Qué tan importante es la mente a la hora de los grandes desafíos?
Abayubá:
La mente es el 101 % del resultado final.

Rai: ¿Qué sigue para vos, cual es la próxima meta?
Abayubá:
¡¡El próximo día, la próxima hora y el próximo minuto!!


Rai: ¿Cuál es tu apoyo en los momentos difíciles?
Abayubá:
Los afectos, mi historia y lo que soy, porque Yo soy mi historia!!

Rai: ¿Se puede disfrutar un medio Iroman o competencias de esa exigencia?
Abayubá:
¡Totalmente! No es un bocado de menta, pero cumplir un objetivo, programarlo y lograrlo, más allá de lo físico se puede disfrutar. Dicen que el sudor se seca, que el dolor pasa pero la satisfacción de haberlo logrado se queda para siempre.

Rai: ¿Qué consejo le darías a quienes tienen en su mente realizar un medio Ironman y no se animan?
Abayubá:
¡¡Que si no se anima es que no tiene tantas ganas de correrlo!! ¿O cuánto te podés aguantar de hacer cualquier cosa que realmente deseás?

Rai: ¿Llevas algún tipo de alimentación especial?
Abayubá:
En un IM por ejemplo alimentos con glucosa y fructosa, unos 1700 a 1800 grs de hidratos que equivalen a unas 7000 calorías, pero depende de la distancia. En un maratón esto baja casi a un 30 %.

Rai: ¿Cómo es tu vida diaria?
Abayubá:
En lo cotidiano de mañana a la Escuela de Triatlón. Ahí doy algunas horas de clase como para estar en contacto con los atletas, también aprovecho para entrenar algo, como Katy (mi esposa) codirige la Escuela. Varias mañanas estamos juntos con Didier (el bebé) así que hacemos natación los tres y luego nos reencontramos al mediodía.
Las tardes son en casa donde por lo general hay reuniones de trabajo, con eventos y/o planificaciones, más toda la comunicación y contacto vía Net.
La tarde-noche por lo general paso de nuevo por el club para ver cómo termina la actividad y dar las instrucciones que siguen.
Hacemos las 4 comidas en casa y en familia, tratando de que entre tanta velocidad, haya momentos y tiempos sólo para nosotros. Cuando viajamos tratamos de mantener una rutina similar, salvo cuando tengo un viaje solamente yo, en lo que intento sea lo más corto posible para mantener esa rutina. Además que los cambios en la dieta pueden entorpecer el manejo de la glucemia (azúcar en sangre). En la mañana, antes de cada comida y después del ejercicio hay que hacer controles de glucemia en sangre. De esto se ve cual es la dosificación de insulina, por lo que son de 6 a 8 controles de glucemia en sangre y de 4 a 6 de aplicación de insulina, lo que hacen un total de casi 14 pinchazos; no es lo mejor pero peor es estar enfermo, jaja.


Rai: ¿Un sueño?
Abayubá:
El que se realiza.

Rai: ¿Una aspiración como persona?
Abayubá:
Parafraseando creo que hay dos tipos de "personalidades", están las que aspiran al bronce y a su muerte se levantan monumentos que pagan todos los demás y están los que aspiran a la eternidad, y si van de este mundo sin más que la tranquilidad de haber hecho por el prójimo todo lo que estuvo a su alcance para el bienestar de sus pares.
Así que mi desvelo es lograr la tranquilidad y en la aspiración solamente de llevar con honra el buen nombre de mis padres que me dieron la vida, para honrarla y dignificarla en una causa común tan simple como la solidaridad.

Rai: ¿Una anécdota?
Abayubá:
Muchísimas pues te podría hacer una solamente con el tiempo que me llevó hacer esta nota y mi hijo dando vueltas en mi derredor, ¡¡la vida es un viaje!! y solo nos llevamos lo que aprendemos, si ésta nos cuesta vida no desperdiciemos ni lo mas mínimo, sea bueno o malo pues esto es sólo una perspectiva del lente del día con que lo miramos. De ello podemos sacar anécdotas y enseñanzas, como luces en el camino tal cual el significado mismo de la vida, experiencias, historias recuerdos y por qué no llamarlos anécdotas.

Rai: Sos una persona con una historia de vida muy rica, que a través del deporte nos dejas una enseñanza muy importante. Definime en pocas palabras lo que significa tu vida la familia, amigos, el deporte.
Abayubá:
¡Familia, amigos, deporte es un todo! es como que intentara separar un brazo de mi cuerpo e intentar saber qué sentiría.
Estamos para aprender y este viaje de vida es corto, no hay que perder el tiempo con materialidades o banalidades de paso, por ello afectos, sentimientos y emociones son los que le ponen el condimento a este trascurrir, si uno no aprende a ver y disfrutar esto, se está perdiendo lo más importante, también podríamos decirle vivir.


Rai: ¿Quién es Abayubá?
Abayubá:
Aún me estoy descubriendo y quizá me lleve la vida entera descubrirlo, hay algunas comparaciones con mi nombre (en Charrúa Guaraní) Abay- Hombre, yaoba-Guerra o (Hombre de Guerra) pero como juego casi de palabras podríamos traducirlo en Guerrero.
Pero el que soy y el que creo ser, sólo parte de un punto central que es la emocionalidad con la que vivo y actúo en consecuencia.

Rai:Muchas gracias por la nota.
Abayuba: Gracias a ti.

Raimundo Gonzalez Laguzzi.

1 comentario:

MIGUEL dijo...

tengo 50 años, voy por mi segundo maratòn este año, no me imagino la vida sin deporte, cuesta, con tres noches a la semana sin dormir por trabajo..pero el placer es mayor,y sigo. Por eso entiendo a Abayubà, habla nuestro idioma, aunque estè en otro nivel atlètico, es un hermano. Felicitaciones a èl y a cros sayago. miguel de c.del prado.